sábado, 23 de enero de 2016

Deliciosa receta de tarta de queso y 4 formas originales de presentarla

La tarta de queso es una receta muy popular que gusta a todos. Es además muy fácil de preparar ya que no necesita horno. Después de haber probado muchas, os dejo la definitiva, la que más me gusta.
A continuación, os dejo fotos para presentarla de forma original en porciones individuales. Pues se acerca San Valentín y si cenáis en casa, podéis dividir las proporciones de la receta por tres o cuatro y preparar un buen postre presentado de forma muy bonita y que os evitará cualquier desastre a la hora de cortar la tarta! ;)

Ingredientes:

2 yogures sabor macedonia
2 paquetes de queso para untar
Unas hojas de gelatina alimentaria
1 vaso de azúcar
1/2 vaso de agua fría
1 paquete de galletas tostadas
4 o 5 cucharadas de mantequilla
mermelada de frutos rojos


Preparación:

1. Poner la gelatina en remojo 5 minutos en el vaso de agua fría.

2. Preparar la base de la tarta: triturar las galletas a mano o con un robot de cocina. Mezclar bien con la mantequilla (con las manos) hasta obtener una masa arenosa.
Cubrir el fondo del molde que vamos a utilizar con una capa de la mezcla. Si utilizamos un molde para tarta, alisar y presionar un poco con el dorso de una cuchara para que quede más compacta.
Reservar en el frigorífico.

3. En un cazo, mezclar los yogures con el queso y el azúcar hasta que éste se integre. Calentar un poco a fuego lento removiendo constantemente con unas varillas y añadir la gelatina sin dejar de remover hasta que se disuelva completamente. retirar del fuego.

4. Sacamos el / los mold(es) con la base de tarta y vertemos encima la mezcla de yogur y queso.

5.Reservar en el frigorífico 3 o 4 horas.

6. Sacar y untar una fina capa de mermelada por encima.

La tarta de queso debe conservarse en la nevera hasta consumirla.

¡Ahora las fotos!


En esta foto, la tarta de queso se presenta en una copa. Una manera original de sorprender a tus invitados.

















Para presentar la tarta de esta forma, tenéis que prepararla en moldes para cupcakes o muffins de silicona.
A la hora de servir, pasar la punta de un cuchillo fino por los bordes y desmoldar con mucho cuidado.
Para más precaución, podéis poner la mermelada después de desmoldar las tartaletas, justo antes de servir.










Aquí la tarta se presenta en un vaso de tipo chupito y está decorada con unas hojitas de menta que le dan un toque de frescura y de color.
También podríamos utilizar vasos bajitos de sidra.














Para terminar, podéis presentar la tarta de queso en pequeños botes de cristal e incluso variar los sabores de mermelada según las preferencias de los invitados (frutos del bosque, arándanos, fresas, frambuesas, higos etc.).
También podéis decorar y personalizar las tapas de los botes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Tu opinión es muy importante para mí.