lunes, 2 de noviembre de 2015

12 trucos de repostería para conseguir un postre perfecto



A veces nos esmeramos en preparar algún postre, seguimos las instrucciones a la letra y aún así sale mal... y es que existen algunos trucos sencillos que harán mucho mejor cualquier postre casero o le darán un toque especial. Sólo hay que conocerlos...

Empecemos por los ingredientes:

1. Salvo indicación contraria de la receta, saca la mantequilla y los huevos media horita antes para que estén a temperatura ambiente (entorno a los 20º). Esta mágica temperatura es la ideal para que la mantequilla, los huevos y los líquidos se integren perfectamente en la masa. Tener los líquidos y los huevos a temperatura ambiente evita que la masa se corte. Sobre todo con la mantequilla, porque sino hace que las recetas fracasen estrepitosamente: los bizcochos que no suben bien y quedan apelmazados o con aspecto grasiento, las galletas se desparraman o, todo lo contrario, que quedan como bolas, etc.

2. Si no quieres equivocarte con las dosis de levadura cuando haces un bizcocho, utiliza harina especial para bizcochos ¡lleva la dosis perfecta! Si utilizas levadura en polvo, es importante que la mezcles bien con la harina antes de echarla en tu preparación así evitarás que se esparza al batir ya que es muy ligera.

3. Empezar por mezclar seco con seco (harina, levadura, chocolate en polvo...) y húmedo con húmedo (mantequilla, huevos, azúcar, sí, cuenta como húmedo). Se notará en la textura de tu bizcocho.

La preparación:

4.  Para montar bien la nata es imprescindible que esté bien fría. También venden unos sobrecitos que le puedes añadir para que quede bien firme. Pero cuidado no te pases con el tiempo de batido porque ¡la nata montada se convertirá en mantequilla! En tal caso, no la tires y utilízala para realizar algún otro postre, estará deliciosa.

5. Montar claras de huevos: es muy importante que las varillas así como el recipiente en el que las vas a montar estén bien limpios y secos, sin rastro de grasa. Puedes añadir una pizca de sal al principio para ayudar a montarlas.

6. Derretir chocolate en el microondas: primero hazlo en modo descongelación, no más de un minuto y luego sigue del mismo modo pero sacándolo cada 30 segundos y removiéndolo para que no se queme, hasta que esté bien liso.
Dale al chocolate un toque de brillo añadiendo una cucharada de mantequilla.

7. Si dejas reposar la masa de tu bizcocho unos 20 minutos antes de hornearla quedará mucho más esponjosa.

8. A la hora de engrasar el molde, puedes hacerlo con mantequilla y tamizar harina por encima o bien utilizar manteca si tienes por casa, a mí no me gusta utilizar porque soy vegetariana pero la manteca ¡nunca falla a la hora de desmoldar!

Y en cuanto al horno...

9. Es importante respetar bien las pautas de horneado que te indican en la receta. Precaliéntalo siempre y a la temperatura que te indiquen. Pues una temperatura demasiado elevada hará que tu bizcocho se deforme. Te aconsejo que utilices un termómetro de cocina. Yo utilizo el de Ikea, es bastante barato (9.99 €) y te evitarás disgustos (desde que lo compré he podido comprobar que no siempre el horno está a la temperatura que lo has programado...).

10. ¡Nunca se te ocurra abrir el horno antes de que pasen al menos 20 minutos! O cuando saques tu bizcocho o tus Cupcakes, se desinflarán como globos...

11. Para saber si están hechos, pínchalos con un palillo de madera y cuando éste salga limpio, los puedes sacar.

12. Espera  a que se temple un poco el bizcocho antes de desmoldarlo o te arriesgarás a que se rompa en mil pedazos.

¿Te animas a poner en práctica todos estos consejos para conseguir el postre perfecto? Próximamente publicaré nuevas recetas. ¡No olvides compartir estos trucos con tus contactos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Tu opinión es muy importante para mí.