miércoles, 28 de octubre de 2015

Bizcocho cementerio de Halloween



¡Temblad monstruítos!!!! Halloween está a la vuelta de la esquina... Pero no cogerá desprevenidas a vuestras Mamás porque os van a preparar un bizcocho cementerio de lo más terrorífico y divertido para merendar.
Utilicé la clásica receta del bizcocho de yogur pero "customizado" para la ocasión.
Podéis hacerlo en un molde redondo (yo utilicé uno de unos 20 cm de diámetro) o también en moldes individuales tipo "financier" (los podéis encontrar en cualquier bazar, la mayoría son de silicona, muy prácticos).

Ingredientes:


  • 1 yogur natural (cuyo envase nos servirá de vaso medidor)
  • 3 huevos
  • 200 gr de chocolate para postres
  • 3 medidas de harina para bizcochos o de harina corriente + 1 sobre de levadura química
  • 1.5 medida de azúcar
  • 110 gr de mantequilla o 1 medida de aceite (de girasol o de oliva suave) + un poco para engrasar el molde. Personalmente os aconsejo utilizar mantequilla, ¡el bizcocho quedará riquísimo!
  • 4 o 5 galletas tipo Oreo (opcional)
  • Unas cuantas golosinas de Halloween (gusanos, calabazas..) o trocitos de fondant moldeados en forma de gusanos.


Preparación:


Pre-calentar el horno a 160º o 180º (siempre prefiero hornear los bizcochos más tiempo a temperatura más baja para que vayan subiendo poco a poco y queden bien esponjosos).

Derretir el chocolate junto con la mantequilla. Si no queréis hacerlo al baño maría, podéis derretirlo al microondas, en modo descongelación y sacándolo y removiéndolo a cada minuto para que no se queme hasta que esté bien liso. Si habéis elegido aceite en lugar de mantequilla, derretir solamente el chocolate.

Verter el yogur en un cuenco grande y añadir los huevos uno a uno removiendo con una varilla. Seguir mezclando e incorporar poco a poco el azúcar y la harina (con la levadura en caso de utilizar harina corriente). Si tenéis un robot de cocina tipo Thermomix, podéis utilizar lo con la mariposa puesta y a velocidad 3. Seguir mezclando e incorporar el chocolate derretido y en su caso, el aceite. La masa debe quedar homogénea y sin grumos.

Engrasar bien el molde con mantequilla y tamizar un poco de harina (el bizcocho se desmoldará mucho mejor). Verter la mezcla y hornear 40 o 50 minutos. Cuando pinchéis el bizcocho con un palillo y éste salga limpio, podéis sacarlo del horno.

Sacarlo, dejar que se temple un poco y desmoldar lo con cuidado. Cuando esté bien frío, cortar el copete del bizcocho para que quede plano. Untar la parte de arriba del bizcocho con Nocilla.

Quitar la crema de las galletas y triturar la parte negra. Esparcir por encima de la Nocilla. Si no tenemos galletas tipo Oreo, triturar el copete del bizcocho y esparcir las migas igualmente para que parezca tierra.
 Ahora toca la parte de manualidades!

Necesitareis:
  • un trozo de cartón (yo utilicé cartulina negra pero cualquier envase de cereales o galletas que tengáis por casa vale)
  • tijeras, pegamento
  • Hoja de papel impresa con las lápidas, que podéis descargar aquí ( "The chickabug blog", es un blog en inglés de repostería y manualidades, muy chulo). Si no tenéis impresora y sois un poco artistas podéis dibujar las lápidas e inscribir en ellas mensajes divertidos como éstos: “Muerte por chocolate”, “Un final muy dulce”, “Sobredosis de chuches” etc. Y si las dibujan los niños mejor todavía!

Una vez impresas o dibujadas las lápidas, recortar las y pegarlas en la cartulina que recortareis también.
Solo os queda colocar las lápidas y las chuches en la tarta y VOILÀ!





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Tu opinión es muy importante para mí.